Revista digital de cultura
y arte contemporáneo

ARTÍCULOS

jueves, 9 de diciembre de 2010

El club de los melómanos.

Por: Ángela Urtoller Avilés

La obligada cita otoñal con la música la teníamos en el San Miguel Primavera Club. Una acertada mezcla de jóvenes y veteranas bandas en su cartel y la puntualidad inglesa en los conciertos caracterizaron esta edición, especialmente de agradecer pues ofrece la oportunidad de ver en distintos horarios a varios de los grupos, sin el temido solapamiento de otros festivales.

Abrió Cuchillo en la sala Apolo. Con bastante público para ser un miércoles a las 7 de la tarde y muy respetuoso. Pudimos disfrutar de una auténtica progresión ascendente, canción a canción, de un grupo que es claro ejemplo de cómo ganar en el escenario. La rigidez de la música enlatada es en este caso una obviedad; Cuchillo se ensancha, acorde tras acorde, grabando sus cuidados e infinitos loops que giran en torno a coros perfectamente armonizados y que se suman poco a poco hasta crear una sinfonía que, al final, se desvanece. Maravilloso concierto para estas tardes de otoño. Cambio radical con Frankie & The Outs, grupo liderado por la batería de Dum Dum Girls, mucho reverb y sonido añejo, inevitable acordarse de los grupos de chicas de los 60. En contra, les falta algo de rodaje y repertorio. Llegó el turno de Triángulo de Amor Bizarro, la contundencia de esta banda es ya un hecho, potente y vibrante, subieron el volumen de sus “amplis” para hacernos bailar y saltar a sus pies. Los gallegos defienden su segundo trabajo, Año Santo, con garra y mucha distorsión para el deleite y estupefacción de fans e incrédulos. Beach Fossils, sonido lo-fi y claras referencias a Jesus and Mery Chain y Joy Division, presentaron su trabajo con excesiva hiperactividad en el escenario, ya que a veces resultó algo forzada esa energía, la cual les llevó a tocar algunos de sus temas demasiado acelerados, haciéndoles perder algo de encanto y a veces el ritmo del batería. No por ello fue un mal concierto, al contrario, intentaban conectar con el público, animarlo y sus grandes temas, como Daydream o Vacation, sonaron de manera impecable. No puedo decir lo mismo de Wavves, algo decepcionantes ya que recordaban a una banda punk adolescente de garaje cutre en su primer concierto para “cuatro colegas”.

 

El domingo comenzaron The Rural Alberta Advantage que nos saciaron de folk y animaron a todos los que ya estábamos en el cuarto día de festival con la cabeza saturada de música y referencias. Canciones frescas, coros sencillos y una energía y vitalidad contagiosas en el que fue su cuarto concierto del Primavera Club; en ocasiones se la jugaban haciendo armonías a capella donde inevitablemente se les iba la voz; sólo gargantas privilegiadas pueden hacerlo sin dudar. Su vocalista, simpatiquísima, no paró de contar anécdotas ganándose al público más si cabe, sacándole al respetable una sonrisa que predisponía a disfrutar de un directo que incluyó canciones de su próximo disco (el cual puedo afirmar, desde ya, que tiene muy buena pinta). Bajamos a La 2 a cambiar totalmente el chip, el día iba de féminas vocalistas, y el turno era para Twin Sister. La dulzura de Andrea Stella engancha. Descalza y dando saltitos, se agarraba al micro como si fuera un preciado tesoro. Miradas cómplices con el resto del quinteto, sorbitos de té entre canciones y su delicadeza de movimientos y giros vocales hicieron de su concierto un dulce que disfrutamos saboreándolo como un caramelito cremoso. Cambio de tercio hacia el puro y duro rock ´n roll con Jim Jones Revue, que desde el primer guitarrazo ya prometían, la presente se quedó en primera fila para no perder detalle. Esto sí que es transportarse a los 50, mover las caderas con un “front man” (Jim Jones) espectacular, auténticos solos de los de “vellos de punta” y mucha “good vibration”. Auténtico sonido Detroit, para los que no pudimos disfrutar de Little Richard o Jerry Lee Lewis en su época. Y el broche final con Holy Fuck. Creo que todos los allí presentes deseamos volver a ver a este cuarteto –con todos sus “cachivaches”, teclados, botones, y el batería tan espectacular que clavaba el tempo– en el próximo Primavera Sound, al atardecer con el mar de fondo y sonando Lovely Allen con esa melodía de teclado sencilla y casi poética. Fue un concierto de continuo “crescendo” en atmósfera, ritmos y modulaciones. Igual que el Primavera en sus dos vertientes (Club y Sound), que ha sabido crecer en todos los sentidos. Ansiosos esperamos la próxima cita a finales de mayo.
 

Entrada de Ángela Urtoller Avilés

Ver entrada:  anterior siguiente
No hay ningún comentario publicado.
Escribe tu comentario:

Nombre o alias:


Comentario:


E-mail: 

Tu dirección de correo no será mostrada en este sitio

Código de seguridad:  Imagen de seguridad   aquí




publicidad
Simple
Pasos perdidos nov 2014
Huesca Marzo 2018
La Regenta
Publicidad ARTECONTEXTO
circa
Simple
Pasos perdidos nov 2014
Huesca Marzo 2018
La Regenta
Publicidad ARTECONTEXTO
circa

X

Recibe nuestra información:

Hombre    Mujer     

E-mail: 

He leido y acepto las condiciones de privacidad 

X

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Más información aquí